Historia

Tradición Familiar

En 1926 Miguel Santarelli fundó en Buenos Aires la firma que lleva su nombre. Nacido en el seno de una familia de orfebres de Agnone, en los Abruzzos, Miguel llegó a la Argentina de su Italia natal en 1913. Al poco tiempo abrió su primer local en la calle Florida.

Corrían los años 20, los “años locos”, con su signo de bonanza y despreocupación. Eran también los tiempos del apogeo de la alta joyería europea y, desde sus inicios, Santarelli buscó ser un referente de excelencia, calidad y absoluta confianza.

Al fundador lo sucedió su hijo Alberto y hoy, dos de sus nietos Gustavo y Miguel, se desempeñan en la firma.
Con dos locales ubicados en elegantes zonas de Buenos Aires, la calle Florida y la Av. Alvear, Santarelli sigue encarando con optimismo su legado, comercializando una extraordinaria colección de platería antigua europea y argentina, las más prestigiosas marcas de relojes y una exquisita gama de diseños de joyería que buscan combinar vanguardia y tradición, elegancia con practicidad.

Haciendo especial hincapié en la calidad de sus piezas, buscando siempre estar a la altura de la confianza depositada por sus clientes a lo largo de todos estos años y persiguiendo la excelencia en el servicio y la atención personalizada, Santarelli continúa hoy con el mismo compromiso que soñó y asumió su fundador, Miguel Santarelli, a principios del siglo pasado.